Suscribirse: Artículo | Comentarios

El Método Whole 30 llega a España

gastrosytyle----SanValentin---001

El bestseller internacional de Melisa Hartwig y Dallas Hartwig que ha vendido 2.500.000 ejemplares en más de 100 países

 gastroystyle---métodowhole---001

Se trata de una dieta revolucionaria que cambiará tu vida en tan solo un mes.

¿Por qué un plan de adelgazamiento como este, creado hace más de diez años, ha ido poco a poco sumando adeptos hasta convertirse en una marca global con millones de seguidores? Pues básicamente por su planteamiento radical de nuestra relación con la comida y la constatación de su eficacia. A pesar de ser criticada por muchos nutricionistas, no para de generar adeptos.

Inspirado en la paleodieta, en este libro encontrarás un detallado programa que se puede seguir paso a paso y que te enseñará qué alimentos ingerir, cómo y cuándo cocinarlos, y de qué manera combinarlos. Pero el Whole30 no es una dieta. No es un apaño rápido. No es ni siquiera un programa para perder peso. El Whole30 está pensado para cambiar tu vida. Se trata de una transformación monumental sobre tu manera de pensar en la comida, tu cuerpo, tu vida y tus metas. Y para hacerlo hay que empezar por la comida.

La dieta promete resultados en sólo 30 días

Se trata de la dieta llamada Whole30 o Dieta Total 30, que promete “cambios reales” en apenas 30 días. En síntesis es como una dieta Paleolítica pero más extrema. No es nueva. Tiene casi 10 años. Pero durante los últimos años, a través de una inteligente estrategia en las Redes Sociales, ha tenido una descomunal expansión, y hoy en día cuenta con seguidores en más de 100 países.

gastroystyle---métodowhole---003

Origen de Método Whole 30

El régimen fue creado en 2009 por el matrimonio de los estadounidenses Melissa y Dallas Hartwig (aunque unos años después se divorciaron, y Mellisa continuó sola). Según explica Melissa, la dieta – a la que se refiere como un programa, y no como un dieta- es fruto de un experimento personal. “Dallas suele consultar publicaciones científicas y en una de ellas leyó que eliminar de la dieta ciertos alimentos como las leguminosas o los granos podía disminuir los problemas de inflamación. En aquella época, tenía inflamado el hombro. Así que decidió comprobar si era cierto. Al cabo de seis semanas su dolor desapareció por completo”, cuenta.Sorprendida por los resultados que había logrado su esposo, ella misma siguió el régimen durante 30 días, y al finalizar el mes, asegura que no solo dormía mejor, tenía más energía y su piel era más luminosa, también estaba de mejor humor. La pareja se sentía tan bien que compartió su experiencia entre los lectores del blog de Melissa. “Había nacido Whole30”, sentencia Hartwig.

Alimentos prohibidos

El plan nutricional excluye grupos de alimentos completos, como granos (pan, arroz, fideos, pastas), legumbres (garbanzos, lentejas, habas), lácteos o azúcares, una postura que implica una ingesta excesiva de proteínas y algunas grasas (todas, menos las procesadas). Los nutricionistas lo critican duramente.“Eliminar aquellos grupos alimenticios que provocan un desequilibrio hormonal, dificultan la digestión e inflaman el organismo”, sostiene Melissa. Y es que, según aseveran, en un mes, la Whole30 no solo cambia la relación con la comida, “la vida entera se transformará”.

gastroystyle---métodowhole---002

Los tres mandamientos de Whole30

1- Comer Comida Real

Es la regla más importante. Comer moderadas porciones de carne, marisco, huevos, gran cantidad de verduras, algunas frutas, grasas naturales, utilizar todo tipo de hierbas, especias y condimentos. La idea es que los alimentos a ingerir no precisen de ningún etiquetado, es decir, sean ante todo, sin procesar.

2- Evitar durante 30 días

  • No consumir azúcares añadidos: nada de sirope, miel, néctar de ágave, azúcar de coco, Splenda, Equal, xylitol.

  • ​No consumir alcohol (ni utilizarlo para cocinar) y a ser posible, tampoco tabaco.

  • No consumir granos: nada de trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz, mijo, granos germinados y todos los cereales sin gluten como quinoa, amaranto y alforfón. Esto también incluye todas las formas en que se agrega trigo, maíz y arroz a los alimentos en forma de salvado, germen, almidón.

  • No consumir legumbres: nada de frijoles de ningún tipo, guisantes, garbanzos, lentejas y maníes. Tampoco nada de todas las formas de salsa de soja, miso, tofu, tempeh, edamame y cualquier forma en que se introduce la soja en los alimentos (como la lecitina).

  • No consumir lácteos: nada procedente de productos lácteos de la vaca, cabra, u oveja, como el queso, yogur y helados, entre otros.

  • ​No consumir carragenanos, glutamato monosódico o sulfitos: si estos ingredientes  aparecen en el etiquetado del alimento, suprimirlo.

  • No consumir productos horneados, comida catalogada como “basura”: no consumir productos que han sido procesados, aun utilizando alimentos con el sello de Whole30 (incluyendo del tipo harina de coco, panqueques o tortitas, gofres, pan, galletas, magdalenas, cupcakes, brownies, pizza, entre otros). Ningún preparado comercial (papas fritas…)

3- Prohibido pesarse

No se permite pesarse, medir el porcentaje de grasa, tomarse medidas del contorno de la cintura ni caderas. “El propósito de Whole30 va más allá de la pérdida de peso o centrarse en la parte estética, sino en cambiar drásticamente tus hábitos de vida”, dicen los autores.

Alimentos permitidos

  • Ghee (manteca clarificada): es la única fuente láctea permitida.

  •  Zumo de frutas: algunos productos o recetas los emplean como edulcorante natural.

  • Algunas legumbres: no se consideran técnicamente como legumbres a la “vaina”, tal como las judías verdes.

  • ​Vinagre: a excepción del vinagre de malta que contiene gluten, el resto sí están permitidos, como blanco, rojo, balsámico, de manzana o de arroz.

  • Sal: el azúcar (a menudo en forma de dextrosa) es químicamente esencial para evitar que el yoduro de potasio se oxide y se pierda. Debido a que todos los restaurantes y alimentos preenvasados contienen sal, se hace de la sal una excepción a la regla de “no agregar azúcar”.

Número de páginas: 432

Ya a la venta desde el 27 de Enero.

Precio. Edición papel rústico con solapas: 19,90.- euros; Ebook: 11,99.- euros.” 

https://www.planetadelibros.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Translate »