Suscribirse: Artículo | Comentarios

Juan Jesús Valdelana, alma mater de la bodega

Por Ana Belén Toribio
Fotos: Gastroystyle 

El vino es su filosofía de vida

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---015

PERFIL

Juan Jesús Valdelana es un hombre fuerte e intenso. Un hombre de palabra, generoso y profundamente religioso. Un hombre con los pies enraizados en la tierra como sus cepas, pero con el espíritu alzado en el cielo. Da gracias a Dios por todo lo que la vida y la tierra le ofrecen cada día: familia, riqueza, don de gentes, cultura…

Su mirada denota serenidad y templanza. Honesto y trabajador como pocos, transmite cada día a su familia esa ilusión por la vida y ese compromiso con los demás y con la tierra. Mira de frente, porque se le nota la conciencia tranquila y su tono de voz te acaricia el alma. Es una persona que lleva luz en su interior, que no te habla, te susurra… Es impresionante, no para, pero no se le nota el estrés, sino calma, sosiego, fe y esperanza.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---001

Equilibrado y elegante como sus vinos, caritativo y misericordioso. Su edad es perfecta. Maduro, profundo y meditativo.

Siente pasión por su familia y por  la tierra que le ha visto crecer y que ofrece lo mejor de sí misma. Sus vinos son un homenaje a esas trece generaciones que le han precedido en el tiempo, y sobre todo, a sus abuelos, que con su buen hacer, le han legado una bodega familiar asentada en esos fuertes calados que le han visto crecer.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---002

Es un hombre apasionado y una de sus grandes pasiones es el vino. Elegante por dentro y por fuera. Es intuitivo e inteligente. Audaz. Confiesa que son tres los pilares fundamentales que se esconden en sus botellas: el sol, la tierra y el hombre.

Dispone de muchas virtudes, pero la que más destacaría es esa capacidad y riqueza interior que Dios le ha dado para llegar al alma de cada uno; mira el cuerpo, pero se adentra en lo más profundo de cada persona y sabe diferenciar cada potencia del alma: memoria, entendimiento y voluntad. Esta virtud le hace exclusivo. Le gusta ser exclusivo, porque busca la excelencia. La excelencia eleva…

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---007

ENTREVISTA

El destino de Juan Jesús Valdelana se une a la bodega familiar en 1980, año en el que amplía el patrimonio vitícola familiar con la compra de viñas en Elciego. Tras obtener el título de Enología en 1991, toma las riendas de la bodega, llevando a cabo una ampliación y mejora de las instalaciones. En 1992 lanzó al mercado su primer vino desde la bodega familiar Valdelana. Recibió el galardón por parte del Gobierno Vasco a la Mejor Trayectoria Profesional en el año 2017, debido a su constancia y trabajo por el enoturismo de Rioja Alavesa.

Actualmente, sus vinos están presentes en más de 20 países con las marcas de vino: Familia Valdelana, Barón Ladrón de Guevara, AGNVS, Duquesa de la Victoria y CENTVM VITIS. Todas ellas elaboradas con orgullo por la propia familia.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---014

Gastroystyle: ¿Puedes presentarte por favor?

Juan Jesús Valdelana:  Soy el enólogo y propietario de la Bodega Valdelana que pertenece a la Familia Valdelana.

Gastroystyle: Tengo entendido que esta bodega tiene una larga tradición familiar…

J. J. Valdelana: Mi familia lleva asentada aquí, en  La Rioja Alavesa, desde el siglo XVII. Ellos eran carboneros en el Valle de Lana y se apellidaban Ibarrolas. Salieron del valle en siglo XVII, dejaron el apellido y, al marchar adoptaron el apellido actual en honor a la tierra donde habían nacido, que es el Valle de Lana (Valle del Trabajo). Surcaron la Sierra de Codés y Sierra de Cantabria y se ubicaron en Rioja Alavesa. Desde 1.615 tenemos referencia  del primer viticultor que fue Pedro Valdelana; yo soy la decimotercera generación de viticultores y mis hijos la decimocuarta.

GS: La saga continúa…

J. J. Valdelana: Sí. Ambos están muy activos. Judith en Marketing y Exportación, y Juan es enólogo y también  ingeniero agrónomo.

G.S.: ¿Orgulloso supongo?

J. J. Valdelana: Sí. La verdad es que sí. Motivo de orgullo. La familia se implica en este proyecto tan personal y atractivo. Es un acicate para levantarte todos los días y tener ilusión y ganas de generar nuevos proyectos de una forma muy pasional.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---003

G.S: ¿Cómo te inicias en el mundo del vino?

J. J. Valdelana: El vino fluye por mis venas. Desde muy niño yo recuerdo que al salir de la escuela iba a ver a mi padre y a mi abuelo. Regresaban con mulas y ganado y trabajaban de sol a sol. Los desplazamientos eran lentos entonces, se iban a la mañana y volvían a la noche. Recuerdo que mi madre nos cogía a mi hermana y a mí, y estábamos siempre esperando a que llegasen; venían con el ganado porque vivíamos en una vivienda compartida con el mismo. Nosotros vivíamos arriba y abajo estaba el ganado, en la cuadra.

G.S: ¿Y cómo habéis pasado de vivir en una humilde familia trabajadora a tener algo tan emblemático y tan bonito como este gran proyecto de enoturismo estelar? ¿Cómo ves tu trayectoria en todo esto?

J. J. Valdelana: Yo lo que digo es que fue accidental, porque empezamos a recuperar y a recolectar material antiguo, a restaurarlo, y luego nos dimos cuenta, que Rioja Alavesa, aun siendo un suelo tan pobre, había sido habitada desde la prehistoria. Desde el paleolítico, el neolítico, los celtíberos y los romanos… Y en vez de invertir en tecnología, decidí invertir en lugares sacros donde han estado ubicadas estas civilizaciones… Y lo que hemos hecho, es devolver a la tierra lo que la tierra nos ha dado. Todo eso que hemos sacado de la tierra, se lo mostramos a los enoturistas para que lo disfruten con tanta pasión como nosotros lo hacemos y explicamos.

G.S: ¿Y esta pasión por el mundo del vino consideras que es importante? El mundo del vino es muy complejo y apasionante pero cuesta mucho ser empresario y ganar dinero con él…

J. J. Valdelana: Creo que las personas que se dediquen al mundo vitivinícola tienen que empezar tocando tierra… Desde sacar piedras en las fincas a conocer todo tipo de enfermedades que pueden atacar a las viñas, para intentar preverlas antes de que lleguen y realizar tratamientos preventivos, meterse en los tanques y limpiar los bitartratos cuando se adhieren a las paredes y sacarlos. Y así, paso a paso, es la única forma de entender el vino. El vino es un ser vivo, exactamente igual que nosotros y está en continua comunicación con cada uno de nosotros. Y nosotros, tenemos que saber interpretar lo que nos está diciendo y ser meros transmisores entre el vino, la naturaleza y el resultado final, que es satisfacer al cliente.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---004

G.S:  Y si no hubieras sido viticultor, enólogo ¿a qué te hubieras dedicado?

J. J. Valdelana: Mi madre pensó que yo sería médico y no pude serlo. Hice contabilidad bancaria; luego, enología porque era mi pasión y el vino es uno de los pequeños placeres que tiene la vida. Yo creo que la vida está llena de la suma de muchos pequeños placeres. Entonces, cuando das satisfacción a otras personas, bien por el consumo del vino de forma moderada o bien explicando la tierra, tus raíces, todo lo que te ha pasado, presentas amor y placer a los demás y el placer es también para ti. Es muy hermoso contarlo. El vino endulza las penas.

G.S: ¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer enoturismo y ofrecer el maridaje estelar?

J. J. Valdelana: El enoturismo es la suma de muchas cosas… Primero empezamos a tenerlo dentro de la bodega, que es del siglo XV, para hospedar a distribuidores e importadores. Luego nos dimos cuenta de que el vino se trabajaba entre semana y entonces, el fin de semana, quedaban vacías las estancias y decidimos abrirlas a todo el mundo. Creé un agroturismo. Ése fue el primer paso.

Nosotros estamos encantados de que todas las semanas, en estos últimos años, haya un flujo muy importante de personas, porque ellos son discípulos de nuestro trabajo. Si nosotros somos capaces de hacer un buen trabajo, ellos transmiten lo que han visto aquí. Desde que entran a la bodega hasta que salen, en todo momento, se habla de la familia Valdelana. Aparte de eso, te tienes que especializar.

Debes disponer de valores externos, valores añadidos que te diferencien de otros productores. De esta forma, y  como yo estuve seis años estudiando en San Millán de la Cogolla el tema estelar, sabía cómo funcionaban en el mundo grecorromano los viticultores con respecto adónde estaban posicionadas las estrellas. Y entonces… fusioné ambos mundos. El mundo estelar con el mundo del vino. Y sabía que la gente llegaría al mundo del vino por el mundo de las estrellas. Y ese es el valor que nos ha posicionado. En cualquier país podemos hacer un maridaje estelar, pero muy desarrollado.

G.S.: ¿ Y tu crees que existen más países en los que eso es posible?

J. J. Valdelana: Sí. A veces cuando creas algo intentas deslumbrar, fascinar. Es lo que hemos hablado. Todos somos tridimensionales. Lo más importante es el recuerdo que la gente tiene de las experiencias y las personas que conoces. Y como hay un número tan importante de personas que lo conocen ya, pues tenemos constancia de que esos proyectos se han calcado de aquí y se han llevado uno a Chile y otro a nivel nacional. No es que sea un calco, pero se puede aproximar mucho, porque hemos sido pioneros en ello y al final lo que queremos es ser transmisores de conocimientos sobre el mundo del vino. Si esto lo están haciendo ahora en Chile, pues bienvenido sea.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---005

G.S.: Yo como periodista veo mucho cómo evoluciona el mundo del turismo al enoturismo. ¿Tú consideras que las bodegas se van a derivar hacia el enoturismo? ¿España está por detrás? ¿Cómo lo ves?

J.J.Valdelana: Estamos ahora a un nivel muy bajo, creo que a un 20% de posibilidades. El enoturismo es muy importante por dos razones: primero porque si está bien realizado estás creando marca. Eso es muy, muy importante. Igual lo ve la siguiente generación pero estamos creando marca. En segundo lugar, es una forma directa de atraer al cliente. El cliente, antes, estaba en el mundo de la denominación de origen. Yo no sé si afortunada o desafortunadamente, pero hay tantas denominaciones de origen, que incluso nosotros no las llegamos a conocer. Hay provincias que tienen siete denominaciones de origen; en vez unir, cada uno va por libre -es una locura-. En vez de unificar y hacer una marca conjunta, por ejemplo, Islas Canarias, que es mundialmente conocida, se hacen subdenominaciones que no lo son. Creo que estamos muy confundidos.

Después  se dio otro paso y se crearon los vinos de pago. Ya la gente no quería un vino de denominación, sino que quería un vino de pago. Luego se crearon vinos de finca, pero ahora lo que el consumidor quiere es un vino de autor. El consumidor incluso quiere conocer a la persona que lo ha elaborado. En primer lugar el enoturismo acerca al consumidor al autor  y luego, el consumidor puede acceder directamente a la compra en las propias bodegas. Y eso le fascina. Y el productor, en este caso nosotros, los viticultores, estamos encantados de que ese flujo de personas entren en nuestra casa y que, esas dos horas o unos días de su vida, nos las dediquen a nosotros, para nosotros poder hablar de nuestra vida. Eso es algo increíble. Y eso, en EE.UU es además gratuito.

G.S.: ¿La gente puede acceder a las bodegas para hacer enoturismo sin cobrar?.

J.J.Valdelana: En enoturismo estamos acostumbrados a cobrar por ello, pero creo que debería de ser a la inversa. La gente tiene que tener las puertas abiertas para venir a nuestras casas…

G.S: Tu hijo Juan nos dijo que AGNUS Crianza  es como tu niño favorito. ¿Cómo te surge la idea del proyecto que tenéis de Marawi para el tema de los vinos sacros? ¿En qué momento te surge la idea?

J.J.Valdelana: Mira, Ana… Los vinos son como las canciones. En general, los enólogos somos como músicos. Las cepas son las notas musicales. La climatología son los acordes. Y el músico es el enólogo. Cuando un músico crea una canción quiere satisfacer a la mayor parte de gente posible. Eso nunca se consigue, porque todos tenemos registros distintos; pues el enólogo es igual. Tiene que escoger la materia prima, tiene que depender de los acordes, es decir, la climatología, y tiene que crear una obra nueva que es un vino. Es la suma de estos tres pilares. Yo quisiera terminar mis días de profesional dedicándome a la investigación. Es lo que más deseo ahora mismo. El proyecto no final en el que estamos inmersos ahora, Marawi, es una variedad de uva hebrea, con la que estos técnicos israelíes de la Universidad de Tel Aviv creen y consideran que se hizo el vino de la última cena.  Afortunadamente, por la proximidad que existe con ellos la hemos traído aquí a España, a Rioja, y esperamos que dentro de dos años – porque ya lleva aquí dos inviernos- los enoturistas que nos visiten, tengan el placer y la satisfacción de poder beber el mismo tipo de vino que Jesucristo, el hijo de Dios, bebió en la última cena.

G.S.: ¿Cuál es tu vino preferido?

J.J.Valdelana: Pues mira, depende de las etapas del año y del estado anímico, porque  aparte de los vinos que nos gustan, lo que más influye en la cata es el estado anímico personal en el que te encuentres. Si tú estás bien, todos los vinos te saben bien; si estás mal, no puedes catar. Tus papilas gustativas…  Todo está en el cerebro, Ana. El cerebro está en una caja oscura y depende de las ondas electromagnéticas que le envien el resto de los sentidos. Si uno está emocionalmente bien, podrá disfrutar mejor del vino y de la vida.

Si me preguntas de qué vino estoy más satisfecho, te contesto que de CENTVM VITIS, porque proviene de cepas prefiloxéricas y no sabemos ni cuando se plantó ese viñedo; lo que sabemos es que se plantó con mucho esfuerzo haciendo agujeros entre las rocas. Y el estar debajo de las rocas, se libró de esa atroz enfermedad que es el filoxera, que se alimenta de la savia de la raíz, y pudo sobrevivir. ¿Y cómo es una persona mayor?  Como un CENTVM VITIS… persigue la nobleza, la esencia, la pureza.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---006

G.S.:¿Cómo descubristeis las propias vides de CENTVUM VITIS?

J.J. Valdelana: CENTVM VITIS se produce en cuatro hectáreas nuestras y están muy juntas, porque antiguamente había ganado y era paso de caballerizas. Las viñas están en pendientes muy pronunciadas y cuesta mantener el equilibrio para realizar las labores. Es viticultura heroica con poca producción. Todos lo trabajos son manuales y con racimos muy amorfos. Hay muchas cepas sin racimos, pero es curioso que la piel está pegada a las dos semillas centrales, con lo cual no hay volumen de agua. Es todo concentración de polifenoles, antocianos, taninos… Una verdadera maravilla.

G.S.: ¿Cómo surge el tema del oro?

J.J. Valdelana: Surge porque estos vinos, CENTVUM VITIS, nacen con 28 puntos de color; y en el color, en los antocianos, existen los resveratroles, los antioxidantes más potentes conocidos. E incluso se comercializa en farmacias y el oro es otro antioxidante que ya utilizaban los egipcios y los indios como sales en sus comidas. El oro es un elemento que sólo lo oxida el mercurio, y el mercurio está prohibido. La idea ha sido fusionar antioxidantes, el resveratrol del vino y el oro.

G.S.: ¿Primer vino que tomaste?

J.J.Valdelana: De niños, cuando eran fiestas, bajábamos a las bodegas y mezclábamos los vinos de cada uno. Los franceses denominan coupage cuando una mezcla no es buena y assamblage cuando es perfecta. Yo tomé de niño un coupage.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---008

G.S.: ¿Qué es lo mejor de tu trabajo?

J.J. Valdelana: ¿Lo mejor?. El área cultural y la diversidad de personas  y culturas que conocemos. El vino es un vínculo de conocimiento de personas. El vino es una tarjeta de visita para llegar a otros. El vino es la personalidad de la persona y la familia.

G.S.: ¿Para tí qué aptitudes tiene que tener un buen enólogo?

J.J. Valdelana: Ser modesto y generoso; un creador que refleja la personalidad en el vino; tiene que escuchar al mercado y elaborar productos, que agraden al consumidor con modestia y generosidad, pensando en los demás.

G.S.: ¿Para ser un buen enólogo hay que ser un buen sumiller?

Todo viene unido. El enólogo tiene que ser sumiller y el sumiller conviene que sepa de enología. El enólogo, no obstante, tiene el campo muy reducido. En teoría, sólo sabe de enología y conviene complementarlo con más conocimientos, porque sino es reducido  y si es sumiller ,mejor. Mi hijo Juan es ingeniero agrónomo.

De lo que estoy convencido después de viajar tanto, es de que, en este mundo del vino conviene que se hable de lo que sabes, y si no lo sabes con certeza, es mejor no hablar. En este sector, la gente es muy atrevida y se oyen verdaderas barbaridades. Si lo haces en público, puede pasar que gente que tenga más conocimientos que tú se calle y vea que estás haciendo el ridículo; y si hay alguien que te quiere tomar el pelo, te puede dejar en evidencia delante de todo el mundo. Entonces hay que decir lo justo y cosas concretas, porque podemos tener registros distintos, expresar de forma diferente, pero siempre con conocimiento y discernimiento.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---009

G.S.: ¿Qué crees que te hace diferente de otros enólogos?

J.J. Valdelana: Pues conozco a muchos enólogos y con muchos comparto amistad y he compartido clases. A veces cuando salen fuera, sólo quieren sus vinos y eso considero que es un error, porque ya los conocen y hay que probar otros vinos y ver los que hacen los demás y cómo funcionan. Y ver qué es lo que agrada a las personas. ¿Distinto? Nadie es mejor ni peor, somos diferentes y en los vinos pasa lo mismo.

G.S.: ¿Quién es para tí tu mejor enólogo?.

J.J. Valdelana: Pues ahora mismo mi hijo Juan.

G.S.: ¿Tu gran maestro en el mundo del vino?

J.J. Valdelana: Pues mira, no me duele decir que soy cristiano y vi que Jesucristo hizo el primer milagro, que fue convertir el agua en vino y su último milagro fue convertir su sangre en vino. Me llamó mucho la atención este hecho, porque el elemento podía haber sido otro pero fue el vino. Para un enólogo, sumiller, viticultor, un bodeguero, es algo muy importante.

G.S.: ¿Qué percepción tienes tú del periodismo con respecto al vino? Crees que hay buenos profesionales?

J.J. Valdelana: Hay muy buenos profesionales en el mundo del periodismo y los prescriptores necesitan savia nueva y hablar de ello. Conocer nuevos vinos y permanecer activos y actualizados.

G.S.: ¿Cuál es el peor vino que has probado?

J.J. Valdelana: Se hacen verdaderas burradas. Me parece patético que… Yo acabo de estar en China…y, desgraciadamente, el vino más devaluado de China, actualmente, es el español. Están muy bien posicionados los franceses, los italianos, los australianos, los del nuevo mundo: Chile, Argentina pero cuando entró España, desgraciadamente, como en Estados Unidos, apareció en los lineales con lo peor que teníamos, y ya la gente nos conoce por la baja calidad por y para… Y esto es difícil de cambiar.

G.S: ¿Cual es tu variedad de uva preferida?.

J.J. Valdelana: Tempranillo.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---012

G.S: ¿Tienes algún secreto como enólogo?

J.J. Valdelana: Me gusta que todos mis vinos tengan el mismo sello, porque soy un enamorado de las cerezas; me parece una fruta muy atractiva por su forma y sabor. Es muy dulce, pero con un punto de acidez atractivo. Frescura que te incita a comer más. No muy dulce… Vinos con fruta pero con punto de acidez como la cereza. La acidez puede ser una agresión al paladar, luego debe de ser equilibrada.

G.S.: ¿Qué botella de vino no puede faltar en tu casa?

J.J. Valdelana: Ahora mismo Juan está elaborando unos vinos blancos malvasías espectaculares, fermentados en barrica y un tempranillo peludo de Centvm Vitis.

G.S.: Supongo que recibes mucha gente famosa. ¿Alguien te ha impresionado por algo?

J.J. Valdelana: Viene mucha gente famosa y hemos servido incluso a la Casa Real; hay pergaminos desde 1.583 que los que ya se hacía; pero la gente que más me deslumbra es la gente sencilla y modesta. Me fascina. Ajeno a quiénes son y de dónde vienen hay  gente verdaderamente maravillosa. Sin postureo y con esencia.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---011

G.S.: Vinos sacros… ¿es tu proyecto más apasionante?

J.J. Valdelana: Sí, porque cuando termine con Marawi, la variante hebrea…. empezaré con los vinos sacros y como hay cuatro asentamientos que nos han precedido: necrópolis, el dolmen del neolítico, un poblado visigodo y un poblado romano, en esa superficie plantaremos vides en los lugares en los que ya ha estado asentado el hombre. Incluso tenemos dos investigadores que nos están ayudando para saber las características de los vinos que se elaboraban allí y vamos a procurar vinificarlos.

G.S.: ¿Con qué nos maridarías tus vinos?

J.J. Valdelana: De blancos, empezaría con recibir a mis invitados con un vino malvasía semidulce, fresquito, con unos 30 o 40 gramos de azúcar natural de la misma uva, como entrante y recibimiento. Luego, con los entrantes de la mesa los recibiría con la misma variedad, pero blanco seco fermentado en barrica mejor, y con las legumbres, muy típicas de La Rioja, recibiría con un vino tinto joven tempranillo 100%, y luego para las chuletillas al sarmiento, pues un vino tinto crianza y para el postre, chocolate o café, pues una copita de Centrvm Vitis.

G.S.: Gastrosytyle es de gastronomía… Vamos a hablar de ello… ¿Te gusta la gastronomía española? 

J.J. Valdelana: Me encanta. La paella de marisco me entusiasma.

G.S.: ¿Escuchas música cuando bebes vino?

J.J. Valdelana: Sí

G.S.: ¿Por qué?

J.J. Valdelana: Porque el sonido… el sentido del oído es el que menos se utiliza en una cata, y el sentido del oído nos dice mucho, mucho del canto del glicerinol, el canto de la glicerina y cuando oímos música y el oído empieza a funcionar, las papilas gustativas ácidas  se relajan y el vino es más exuberante.

gastrosytyle---Bodegas Valdelana - Balcón de las variedades, Juanje---013

G.S.: ¿Qué vino te gusta más elaborar y por qué?

J.J. Valdelana: Antes me gustaba mucho elaborar los vinos jóvenes, porque son los vinos en estado puro sin pasar por ninguna madera.

G.S.: ¿Consideras que la madera aporta al vino o lo enmascara?

J.J. Valdelana: La madera, al vino malo lo enmascara. Si cogemos dos vinos distintos y los tenemos mucho tiempo en madera nueva, al final el gusto de la madera enmascara a la fruta y le quita la personalidad; yo creo que el vino debe de conservar la personalidad del terroir y la madera debe de permanecer en un segundo plano. Es como si en el pescado abusamos del limón, pues se diluye el sabor del pescado, porque predomina la potencia del cítrico.

G.S.: ¿Cual es tu añada favorita y por qué?.

J.J. Valdelana: De los que he elaborado el 1994. Es algo curioso. Iba un año malísimo, malísimo y el viñedo  se situó en un estrés hídrico increíble.  Estaba casi al borde del abismo y entonces, para obtener el máximo rendimiento, al igual que un ser vivo, tuvo que estar expuesto a situaciones límite y cuando estaba al borde del abismo, una semana antes de vendimia, cayeron 4 gotas y se recuperó levemente obteniéndose unos vinos fantásticos.

G.S.: ¿Cuál es tu vino preferido español e internacional?

J.J. Valdelana: Pues mira, está mal decirlo pero mis vinos preferidos están en España, porque tiene el grado de insolación mayor del mundo y la madurez está asegurada; es como la fruta, el clima ayuda, y mucho. Me gustan los vinos continentales, Rioja y Ribera, con un contraste muy fuerte entre día y noche; la uva tiene una defensa que es la piel y ésta se engorda, y ahí es donde está todo; en el hollejo; en las semillas están los taninos verdes, los que no nos gustan, y en el núcleo de la baya está el agua y la piel que se engorda. Ahí está todo. El volumen elevado de la piel garantiza la calidad.

G.S.: ¿Cuál es la pregunta que un periodista te hubiese gustado que te realizara y jamás lo hizo?

J.J. Valdelana: Pues si me preguntan: ¿por qué haces esto?. La respuesta es: por pasión. Este mundo es pasional. Pasional 100%.

G.S.: Consideras que falta pasión en el mundo…

J.J. Valdelana: Yo veo que el mundo se mueve por intereses. Todo el mundo se mueve por intereses, pero cuando estos intereses son excesivamente por poder o por dinero, se destruye absolutamente todo, sin embargo cuando influye la serotonina, la pasión y el amor, todo funciona mucho mejor. No es necesario que una persona sea excesivamente rica o millonaria para ser feliz. Esto es pasional y lo bueno es enriquecerte compartiendo con los demás. Las personas que son desprendidas me entenderán. La generosidad es un acto de amor. Cualquier artista que dedique su vida a los demás lo sabe.

La meta de Bodegas Valdelana es crear vinos de belleza clásica. Vinos con equilibrio, complejidad y armonía. Termino con una frase del entrevistado: “La Familia Valdelana elabora vinos para gente con sensibilidad, personas que puedan percibir y apreciar el trabajo y la pasión que hay dentro de una botella; en cada trago pretendemos seducir en el retrogusto, parte más importante de la memoria, siendo éste el que abraza al resto de los sentidos”.  ¡Salud amigos!

Dirección:

 Puente Barrihuelo, 67-69. 01340 Elciego, Álava.

 info@bodegasvaldelana.com

 620 217 411

 945 606 055

 https://www.bodegasvaldelana.com/ 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Translate »