Suscribirse: Artículo | Comentarios

«Sawat di khrap» (Buenos días) Tailandia

Foto de Autor más pequeña(1)
Ana Belén Toribio.

Mientras seguían de charleta un mensaje entraba en el Whatsapp de Curro: era de su buena amiga Ana Belén desde Tailandia. 

«Querido Curro…  Te propongo que vengas a descubrir conmigo islas y Parques Naturales de Tailandia en un velero de lujo. ¿Te apetece?.

Ana Belén recibió a Curro como se recibe a los amigos: con un saludo y un abrazo. Bienvenido a Tailandia, Curro. Llegó en un vuelo al aeropuerto de Phuket y se sintió intrigado por la posibilidad de viajar en velero. Era su primera experiencia navegando y una mezcla de ilusión, miedo e intriga formaban parte de sus sentimientos. Ana Belén y Curro empiezan a amar y soñar… Les enamora la idea de descubrir, navegar, conocer, compartir, fotografiar, aprender, saborear, observar, probar, reír, contar… en una palabra vivir.

Viajan a Patong Beach en taxi y en el hotel, Ana Belén le propone a Curro ir a cenar uno de sus platos favoritos, Pollo al curry verde «estilo Thai» con leche de coco -rico y sabroso con olores especiados -. Ana lo armoniza con cerveza tailandesa «Shinga», de intenso color amarillo dorado, que revela aromas florales y notas de lúpulo y un sabor rico y refrescante.

Con las estrellas como cielo y las olas de fondo, Ana Belén le fue contando el plan del viaje a Curro. Playas y Parques Naturales de Tailandia en velero de lujo… Curro no daba crédito y empieza a sentirse emocionado por la oportunidad y la exclusividad.

El crucero parte de Phuket, la isla más grande de Tailandia, en el mar de Andamán (Océano Índico) y unida al continente asiático por el Puente Sarasin. El paisaje es exuberante. Colinas verdes, cocoteros y plantaciones de caucho. Una costa salpicada de una docena de playas espectaculares. Phuket es el paraíso de las vacaciones y Patong es la playa más animada, con complejos turísticos con numerosas tiendas, restaurantes y bares dejando el resto de la isla para mostrar la belleza natural y la cultura virgen.

Star Clipper espera en Patong Bay y luce impresionante. ¿Estamos todos? -dice Curro-. Champán, fruta y canapés en el camarote. Curro y Ana observan como el barco leva el ancla e iza las velas y despliega su magia con música de Vangelis. Cenan a la carta con buen vino y en un ambiente relajado y distinguido.

Ana Belén cuenta a Curro que a veces piensa que la propia vida es un viaje soñado hacia un destino maravilloso que es precioso descubrir. Y en eso consiste vivir. Navegan y llegan a la isla de Ko Surin. Conocida por su espectacular vida marina. Es uno de los mejores destinos de buceo y esnórquel de Asia con tiburones ballena que se ven a menudo en sus aguas, así como peces ángel, peces mariposa, morenas y tortugas marinas.  Cantidad de plantas y vida silvestre. Ko Surin es el centro para los gitanos marinos Moken que son personas nómadas que hablan un idioma único. Su casa son sus barcos con techo de paja y se ven sus místicas estatuas de pilares de madera.

Star Clipper casi vuela sobre el mar con olas de más de un metro. Es como una alfombra de 115 mts. de larga y 15 de ancha que se desliza sobre el agua como una sirena, sin sensación de mareo.

Ana Belén y Curro llegan a las Islas Similan, o Nueve Islas. Conocidas entre los entusiastas del buceo por la belleza de sus fondos solo accesibles por mar. Ko Similan tiene playas increíblemente hermosas a la vista como escenas soñadas de un paraíso tropical: palmeras, arena blanca, corales, vegetación verde, aguas turquesas y cristalinas… 

Por la noche, suben a la cubierta. Hace una noche estrellada y tranquila, perfecta para mecerse sobre las olas mirando las estrellas. La oscuridad les transmite paz y silencio. Soledad amable en el ambiente. De repente, ambos ven la estela que deja el barco en su navegación y piensan y meditan sobre sus vidas. Dejan atrás su propia estela de sensaciones negativas, salen de su zona de confort dejando fluir sus sentimientos y sus pensamientos y empezaron a trazar su propio destino. Y me viene a la mente la frase de Antonio Machado «Caminante no hay camino sino estelas en la mar.

Temprano visitan Ko Rok Nok. Una de las 15 islas que componen Ko Lanta, al este de Tailandia y parte de un Parque Marino Nacional. Impresionante.

Todo en Star Clipper es elegante: el diseño del propio barco, la decoración, el atuendo de la tripulación… Belleza y estilo cuidando el más mínimo detalle para que la estancia sea agradable e inolvidable. La sostenibilidad es importante y se cuida. Existe un ambiente empático en un entorno muy intelectual e interesante, con clases magistrales y ponencias compartidas con nociones de náutica, historia y navegación.  Deporte en sus múltiples facetas: gimnasia matinal, excursiones a cada uno de los destinos con información detallada, deportes náuticos casi a la carta como windsurf, vela ligera, esquí naútico, kajak, excursiones en zodiac, etc. 

Llegan a la impresionante isla de Langkawi, en Malasia. Forma parte de un grupo de 104 islas dispersas en los mares tranquilos del extremo norte del país. Aguas transparentes y tropicales que ofrecen baños y buceos bellísimos. Los arrozales contornean y se contonean en las laderas de piedra caliza. Exuberantes bosques tropicales y altas cascadas en el paisaje. Kuah Town, su capital, es una ciudad fascinante de culturas cruzadas y ofrece compras libres de impuestos.

La tripulación del Star Clipper, con su maestría y experiencia, va introduciendo poco a poco a Ana y a Curro en las sensaciones de la navegación a vela disfrutando de la seguridad.

Ko Kradan les espera. Una hermosa playa de arena coralina ubicada entre exuberantes colinas verdes y el cristalino mar de Andamán. Es una isla pequeña sin carreteras, pueblos o tiendas. Esto y el hecho de que el 90% de su terreno está protegido por el Parque Nacional Hat Chao Mai ayuda a preservar su paz y belleza. Es un destino fantástico para bucear o para relajarse en una hamaca durante unas horas.

Parten… La vida en el barco es agradable y relajada. Actividades, relax, masajes… Navegar por una inmensa autopista azul ofrece la oportunidad de unir y vivir emociones y experiencias. Arriban a Ko Hong. La isla es parte del archipiélago del mismo nombre llamado así por la gran laguna interior. Ko Hong es una de las bahías más bonitas de la zona con enormes rocas monolíticas que  proporcionan sombra durante todo el día en una hermosa playa de arena blanca de sílice. 

Curro y Ana disfrutan de su amor por el mar y se deleitan contemplando la noche en la cubierta del barco. Las velas cambian de color en una danza cromática como si de doncellas se tratase. Un ballet de velas sin perder el rumbo ni la estabilidad. Las velas propulsan el barco que cabalga sobre las olas desacoplándose de los movimientos del mar. Una obra maestra de la ingeniería en manos de una sabia tripulación.

Llegan a Phang Nga Bay. Montañas escarpadas se elevan verticalmente desde la bahía que forman algunos de los paisajes más espectaculares. Maravillosas playas de arena blanca y excelentes arrecifes de coral. Vivencias y sensaciones indescriptibles que alimentan el alma.

¡Qué decir de la gastronomía!. ¡Ay, ay, ay!… mejor en francés… Oh, là, là!  Alta gastronomía de cocina francesa con grandes guiños a cocina tailandesa y de otras culturas.  ¡Y qué decir de la música!… Todo está pensado para vivir momentos holísticos y pasionales.

Al final, los dos quieren proseguir el viaje porque quieren atrapar el asombro. Mirar con ojos diferentes… Lo importante es la intención y la vista que ponen en esa maravilla que está aún por descubrir. El lujo y la originalidad del Star Clipper está a su alcance. Exclusividad, atención personal, trato exquisito y el romanticismo de la navegación en velero son algunas de sus señas de identidad. El resto… mejor descubrirlo. En la increíble aventura de vivir hay caprichos que no deberían de perderse.

Viajar es como amar, es un intento de transformar un sueño en una realidad. Y como dijo Walt Disney: «Todos nuestros sueños se pueden hacer realidad si tenemos el coraje de perseguirlos». «Debo volver al mar, al solitario mar y al cielo. Y sólo pido un velero y una estrella para timonear hacia ella» palabras de John Masefield.

Ana Belén se despide de Curro deseándole buenos vientos y mar favorable.«

Y si quieres seguir a Curro con un motivo solidario para Médicos del Mundo puedes hacerlo en este enlace:

 www.elviajedecurro.es : https://interfacetourism.es/2020/06/24/sawat-di-khrap-buenos-dias-tailandia/

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares